Cada ejercicio del entrenamiento en suspensión desarrolla la fuerza funcional al mismo tiempo que mejora la flexibilidad, el equilibrio y la estabilidad de la zona media del cuerpo, tal como se exige en cualquier actividad deportiva o en la vida cotidiana.